Cómo desarrollar y formar el sistema emocional de forma saludable - Parte 4a

PARTE 4A

EMOCIONES CONDICIONADAS

El pánico me vino de repente, no lo pude evitar. Sentía que me moría. Estaba solo en el tren con esa multitud de personas que me rodeaban. Pero no puedo
identificar ningún tipo de pensamiento que me produjera esa emoción de angustia tan fuerte. (Cristian, 28 años)

No son pocas las personas que refieren estados emocionales que se gatillan en situaciones inesperadas. Este tipo de emociones, es lo que llamamos emociones condicionadas.
Es por este tipo de emociones que un adicto vuelve a consumir luego de estar 3 años encerrado en un centro de rehabilitación, donde estuvo en abstinencia, y cuando sale le dan ganas de consumir imperiosamente.

Este tipo de emoción es lo que genera que una persona desate un estado de angustia luego de estar en reposo y tratamiento mucho tiempo.
Es por las emociones condicionadas que las personas no cambian sus ataques de ira, sus impulsos de comer compulsivamente, sus hábitos sexuales desordenados, sus ataques contra su propia vida, etc.

Este tipo de emoción se gatilla desde lo mas profundo de nuestros esquemas de creencias y valoraciones.

¿Pero que son y cómo se forman las emociones condicionadas?

Como ya dijimos, las emociones se desarrollan y se forman en base a nuestro sistema de valoraciones frente a los acontecimientos.
El asunto es que este sistema de valoración tiene dos circuitos desde donde opera.
Por un lado esta el circuito automático, donde se gatillan todos los pensamientos automáticos de los que habla Beck. Este circuitos es el mas primitivo, es el que utiliza el Sistema Nervioso Central (SNC) para su funcionamiento diario. Le permite disminuir energía psíquica al SNC al evitar que se este procesando en el sistema de conciencia, la información de lo que se esta realizando en el organismo.

Para explicarlo desde otra perspectiva, diremos que el SNC utiliza mucha energía al procesar la información de lo que ocurre en el medio externo. Este gasto de energía lleva a las neuronas a un agotamiento que puede terminar en estado de estrés donde el final seria no recibir mas estímulos y no reaccionar mas ante las situaciones del medio ambiente.

Para evitar esto, la información que se repite de forma continua, el organismo la incorpora en un circuito automático, evitando tener que hacer el mismo proceso de análisis, cada vez que se repite la situación, el pensamiento o la acción.

Un ej. De esto es cuando nos levantamos por la mañana: ya conocemos el lugar donde estamos, sabemos donde está el baño, sabemos donde esta nuestro cepillo de dientes. Conocemos las personas que conviven con nosotros, y demás información que necesitemos para el tema. Es por este motivo, que aunque estemos medio dormidos, hacemos casi todo de forma automática. Sin necesidad de estar pensando mucho. Sin necesidad de gasto psíquico.

Esto puede realizarse gracias a la cantidad de veces que hemos hecho lo mismo a lo largo de nuestras vidas. Esta información esta registrada en nuestro sistema automático de valoraciones frente a la información que ofrece el medio ambiente.

El tema no sería igual, si todos los días nos levantamos en lugares diferentes con personas diferentes. Allí tendríamos mas elementos para procesar y el acto no seria tan automático, sino mas pensado y meditado. Se utilizaría mas gastos psíquico.

Si bien este ejemplo es algo común, puede aplicarse a todas las actividades de nuestra vida que repetimos de forma continúa. De la misma manera operan nuestras creencias. Cuando repetimos de forma continua, en nuestro sistema de análisis cognitivo que somos unos idiotas o que no tenemos ningún tipo de valor, porque así nos lo hicieron creer quienes nos educaban, (consciente o conscientemente), esta valoración quedará impregnada o registrada en la huella psíquica de nuestro SNC y operará de forma automática en el futuro.

Huella psíquica: Cuando vamos al campo, podemos encontrar huellas en el camino, realizadas por los automóviles o los tractores que han pasado por allí.

Pero estas huellas no son producidas por una sola pasada de los automóviles, sino que se marcan luego que de forma repetida, los vehículos pasan por ese lugar. La ventaja de estas huellas, es que son caminos que ya están alisados, y que permitirán un mejor transitar por parte del vehículo sin que se rompa tanto por las imperfecciones del camino.
Por este motivo todos los asisten a los campos, utilizan este tipo de huellas para moverse mejor en ese tipo de terreno.

Si alguien se dijera a si mismo: "Esta huella me lleva al lado del pozo del campo, pero yo quiero llegar a la casa. Tendré que hacer otra huella." El trabajo de esta persona no será fácil, tendrá que pasar con el vehículo por lugares donde antes no había pasado. Naturalmente la tendencia del vehículo será desviarse hacía las huellas viejas, que ya están formadas y en las cuales es mas cómodo transitar. Sin embargo el destino al que llegan no es de utilidad para el usuario.

Con nuestra mente pasa algo similar. Nuestras huellas psíquicas, son aquellas que durante años transitamos, pero que siempre generaban emociones perturbadoras. Nos llevaban al pozo, cuando nosotros queríamos ir a la casa.

Para comenzar a llegar a la casa, es decir, para tener emociones no perturbadoras, es necesario crear otra huella psíquica, pero esto llevará tiempo.

Las personas creen que con una sola pasada por una serie de pensamientos, las emociones serán generadas. Sin embargo no es así. Es necesario un trabajo de repetición para que se genere una nueva huella psíquica y de esa manera, nuestros pensamientos automáticos transitarán por ella.

DOS CIRCUITOS

Ya dijimos que existen 2 tipos de circuitos. Uno que es automático, y que es el mas primitivo por ser la huella psíquica que venimos generando de pequeños. El otro es el cognitivo, el que nos permite la evaluación de las nuevas situaciones y adaptarnos a los nuevos acontecimientos.

Toda nueva información, pasa primero por el circuito cognitivo, es analizada y valuada cual es la mejor forma de valorar lo que se está recibiendo. Si lo que se recibe, es repetido una y otra vez, nuestro sistema comenzará a automatizar este análisis para evitar el desgaste psíquico y lo incorporará como parte del circuito automático. Como una nueva huella psíquica.

La consecuencia de esto será que nuestras emociones comenzarán a cambiar para bien o mal, de acuerdo al tipo de valoración que hallamos incorporado.

El sistema automático o inconsciente, (así le llaman otras líneas de las escuelas cognitivas) es el que determina el sistema de emociones que se gatillarán de forma espontanea.

Es por este motivo, que las personas vienen a las consultas, y reciben esta información, pero vuelven a la siguiente porque están frustrados, ya que continúan teniendo el mismo nivel emocional perturbador.

CIRCUITO AUTOMATICO DE VALORACIONES

CIRCUITO AUTOMATICO DE VALORACIONES

Desarrollado por SaintDisegno.