Cómo desarrollar y formar el sistema emocional de forma saludable - Parte 3

PARTE 3

“Es cierto que nuestra manera de pensar fue desarrollada según lo vivido en nuestra infancia y vida adulta y eso puede haber sido algo involuntario, pero nosotros decidimos si queremos mantenerla o no, y eso es algo voluntario.”

María era la segunda hija de un matrimonio de edad adulta, de pequeña la habían mandado a colegios muy prestigiosos para que tuviera una educación y capacitación muy buena, de esa forma podría llegar a ser “alguien” como le decía su padre. Ella creció creyendo que para “ser alguien” debía tener un titulo universitario y mucho éxito en esa profesión. Se esmero durante toda su vida para estudiar y siempre le había ido muy bien, en realidad nunca había fracasado en un examen.

Pronto llego a la universidad y como era su costumbre se esforzó mucho en estudiar, pero le ocurría algo que no podía controlar, cada vez que tenía que dar un
examen final ella lo postergaba y no lo rendía, de esa manera se le fueron acumulando los exámenes y no podía avanzar en los años de la carrera. Su padre se enojaba mucho con ella y cuando le preguntaba porque no rendía ella le explicaba que era porque no estaba segura de saberlo todo y prefería esperar al próximo turno, para no fracasar. Pero la historia se repetía una y otra vez de tal forma que comenzó a angustiar a Maria porque no se animaba a rendir sus exámenes, y sus sueños de recibirse comenzaban a postergarse.

Las valoraciones demandantes no aparecen en nuestras vidas como por arte de magia, somos nosotros quienes las “adquirimos” o heredamos del medio ambiente donde fuimos educados. Los seres humanos, sobre todo en la época de socialización infantil (de 0 a 12 años más o menos), podemos aprender de nuestra experiencia directa o de modelos sociales y familiares, determinadas creencias que marcan el surco por donde vamos a transitar el resto de sus vidas.

Para María, el estudio era probablemente lo mas importante en su vida, ya que según su perspectiva, solo un titulo universitario le permitiría ser alguien, por lo tanto fracasar en su carrera significaba fracasar como persona.

También puede ocurrir que determinadas formas de creencias irracionales, las hayamos adquiridos de “forma racional”, es decir no demandante. Ej.: El padre de Maria le recomendaba que estudiara, que eso le iba a servir para defenderse mejor en lo económico. Y por alguna razón Maria comenzó a transformar una simple idea preferencial de su padre en una demanda inflexible para ella. Los motivos pueden asociarse a algo que vamos a ver el día de mañana y se llaman “distorsiones cognitivas”. Probablemente, Maria ha interpretado algo de la realidad, de forma disfuncional y eso la llevo a generar una demanda inflexible de un simple consejo. Ej.: Quizá su padre haya fracasado en el estudio y lo haya escuchado arrepentirse muchas veces de ello porque su situación económica no es la que pudiera tener si hubiera logrado sus objetivos. Pero Maria interpreta, “No terminar los estudios es catastrófico en la vida, yo debo terminar mis estudios”.-

¿Y que pasaría si por algún motivo María no pudiera estudiar mas?

Entonces su estructura con la que ella se desenvuelve (su forma de valorar demandantemente) chocaría con la realidad y entraría en algún tipo de crisis emocional que la desestabilizaría psíquicamente.

¿Qué otro problema podría generarle a María esta forma de pensar?

Evidentemente María se mueve en su vida con mucho temor a fracasar y evita las situaciones de decisiones para no equivocarse. Esto le va a producir una tranquilidad pasajera de solo una par de días pero le va a generar problemas mayores que probablemente le duren mucho tiempo. Uno de los errores que puede cometer María, es llevar esta línea de pensamiento a su vida en general y esto seria desastroso.

Ej.: Le ofrecen un trabajo y le piden que vaya a probarse, que le harán algunas preguntas para ver si puede andar. Pero María razona, “si voy así como estoy me
puede ir mal y quedaría muy mal con ellos, mejor les digo que me guarden el lugar y mientras tanto, me preparo mejor”, o quizá otro ejemplo relacionado con su vida mas personal como un novio, pasando 10 o 15 años de novia evitando el casamiento por miedo fracasar en el matrimonio, finalmente su novio se cansa y se va con otra chica con la que se casa en poco tiempo.

¿No se daba cuenta María que esa postura la retrasaba en su carrera?

La mayoría de las personas se dan cuenta de sus errores cognitivos en el momento de poner prioridades. En un momento de terapia se puede identificar cuáles son las creencias que son inflexibles y que provocan la perturbación. El problema no es identificar la valoración demandante, sino como evitar mantenerla. Como hacemos para deshacernos de ella.

¿Porque las personas mantienen sus valoraciones demandantes?

El principal motivo por el cual las personas mantienen sus creencias irracionales es debido a la baja tolerancia a la frustración. Esto significa que todos los seres
humanos tenemos una tendencia a seguir nuestras exigencias de bienestar, y practicamos un hedonismo (búsqueda de placer o bienestar) a corto plazo que evita que nos esforcemos en cambiar.

En la cultura occidental se maneja la creencia que no debemos sufrir en la vida, si esto lo entendemos como una creencia irracional también (no debemos sufrir), nos daremos cuenta que de forma casi natural buscaremos todas aquellas situaciones que nos eviten el esfuerzo, el cansancio, el desgaste, el stress, el dolor, etc. y esto nos llevará a tomar posiciones cómodas. Por lo tanto sin importar lo que ocurra mas adelante, ante cada situación que debamos escoger, vamos a elegir la que nos exija menos esfuerzo y dolor, y comodidad a corto plazo.

Es por este motivo que ante la necesidad de cambiar su creencia, María escoge continuar así y mantener su postura, ya que son muchos los años que lleva pensando de esta forma y cambiar le llevara mucho tiempo y esfuerzo. El otro motivo por el que las personas mantienen sus creencias irracionales es debido al hábito de pensar así.

Muchas veces ocurre que sin pensar en nada comenzamos a sentirnos mal. Un lugar, un horario, un grupo de personas, una situación determinada, puede desencadenar sensaciones de mal estar emocional. ¿Porque? Porque en algún momento vivimos situaciones parecidas en las que no la pasamos bien, y quedo guardado en nuestra mente ese recuerdo desagradable, por lo tanto nuestro sistema cognitivo busca en el archivo de memoria y encuentra que esa situación es peligrosa para nuestras emociones, y nos genera rechazo sin saber porque, ya que todo el proceso se desarrolla de forma automática y casi instantánea.

Por eso ni siquiera nos detenemos a pensar porque no nos gusta simplemente evitamos la situación y listo, no queremos esforzarnos en averiguar que esta pasando. Ej.: Cuando Iván era pequeño tuvo que recitar una poesía en frente a u grado, pero cuando estaba por comenzar a recitarla uno de sus compañeros comenzó a burlarse de él de tal forma que todos los del grado empezaron a reírse. Iván se avergonzó mucho. El casi no recordaba el hecho pero si sabe que no le gusta pasar a hablar en público, eso lo angustia y lo deprime cuando se entera que debe hacerlo. El no sabe porque solo sabe que siempre fue así y se le hizo un habito no querer pasar a hablar en publico. Ahora ya se acostumbro a esto y no quiere hacer el esfuerzo por cambiar.-

Desarrollado por SaintDisegno.